Comuna de Putre

Tradiciones

Cruz de Mayo

En localidades como Putre, Socoroma y algunas de la precordillera, la festividad puede durar más de una semana, poniendo énfasis en la procesión de las cruces, las actividades comunitarias y el retorno de estos símbolos religiosos a los cerros sagrado y apachetas; realizándose hermosos y coloridos desfiles acompañados de música y danzas tradicionales. En los valles, sin embargo, la fiesta dura un par de días en un ambiente familiar, o con los vecinos del sector agrícola donde se encuentra la "Cruz".

El colorido y el ornamento en las cruces, se convierten en el principal atractivo de este evento religioso, tarea que, según reza la leyenda, debe ser realizada con esmero y cariño, pues la "Cruz" es celosa y severa, cuando la actividad se realiza de mala manera.

ORIGEN

Al vencer los españoles y sus aliados a los ejércitos quechuas y aymaras, comenzó una campaña de evangelización en la cual se empleó como principal estrategia, la presencia de una cruz sobre los templos de los dioses andinos, y en aquellas cumbres donde se practicaban las ceremonias ancestrales, de manera de simbolizar la conquista religiosa de ese lugar sagrado.

Fue una conversión de la fe que se desarrolló más por obligación que por convicción. Este fenómeno generó que las fiestas ancestrales dirigidas a los dioses andinos fueron vestidas con ropas y forma de religión católica, es decir, se reinterpretaron las costumbres cristianas, lo cual demuestra que los españoles nunca pudieron destruir la fe andina.

La Cruz de Mayo reemplazó a uno de los ritos más importantes del mundo andino, como lo era la fiesta de la cosecha y la fecundidad de los campos. A fines de abril y durante mayo, gran parte del mundo aymara vive el período de mayor alegría, cuando los campos se encuentran listos para ser cosechados presentando un escenario florido que adornan las terrazas y chacras con distintos cultivos como la papa, el maíz, la oca, las habas y zapallos.

Esta celebración tiene como principal destinatario al Inti Tata, la Pachamama, los santos y fundamentalmente a la cruz que simboliza a los dioses ancestrales de cada comunidad, convirtiéndose en una ceremonia de mucho recogimiento, fe y alegría, donde las familias deben reencontrarse para buscar la armonía entre sí y con el espacio sagrado.